Declaración de intenciones

Este blog intenta tener cubiertos al menos dos sentidos del hipotético visitante: la vista y el oído. La vista resulta evidente y el oído se consigue haciendo clic en el título de cada entrada.
Espero que lo disfrutéis.

sábado, 2 de febrero de 2008

Land of the bottom line


I couldn't bribe a wino on what I used to make
My Fortune was as sure as the wind
But I was free to wonder and time was on my hands
It was mine to burn and to bend

Chorus:
Freedom for freedom
Call that an even scheme
Give me time to wonder and to dream
I'll take the money
They'll take the time
Down to the land of the bottom line
To the bottom line

Then there came a chance to make some steady dough
Bouncing up my alley to the door
You fill your clothes with keys and damned responsibilities
Trading the maybe for the sure

(Chorus)

All I ever wanted was to be a kid and play
Fighting every change along the way
I don't like work, but I don't like waste
And I don't like waiting for a taste

(Chorus)

© John Gorka

3 comentarios:

Leónidas dijo...

Aaah! Qué foto! El otro día me enteré que hay un centro de la UNED en la Plaza Alta, qué maravilla. Pero no hay opciones de trabajar ahí, se gana poco, se necesita otro trabajo principal.

Donde está la comisaría ahora había un colegio donde estuve dos años en párvulos. Y un poco más arriba estaba el primer taller de carpintería de mi padre, que luego lo cambió a otro local más abajo, en Plaza de San José.

Y justo en medio de la Plaza Alta había unos bancos, y cuando era pequeño me empujaron y me dí en la cabeza contra el suelo, todavía guardo el recuerdo en forma de pitera :)

Y en el antiguo Hospital Militar ahora está Biblioteconomía.

Y en el monumento a los Caídos, que ahora ya no está la cruz (la llevaron creo que al Nuevo Cementerio), un colega a golpe de piedra grabó el nombre de mi primer amor platónico, Miléne.

Qué rabia... Ahora que se recupera eso yo estoy lejos y no puedo disfrutarlo... ¡¡¡Y yo con estos pelos!!! :)

Pedro Terán dijo...

O ausencia de ellos.

Bliss dijo...

La verdad es que lo han dejado tan guapo que no lo reconocería ni la madre que lo parió :-)