Declaración de intenciones

Este blog intenta tener cubiertos al menos dos sentidos del hipotético visitante: la vista y el oído. La vista resulta evidente y el oído se consigue haciendo clic en el título de cada entrada.
Espero que lo disfrutéis.

sábado, 7 de junio de 2008

Tu nombre me sabe a yerba


Porque te quiero a ti, porque te quiero, cerré mi puerta una mañana y eché a andar.
Porque te quiero a ti, porque te quiero, dejé los montes y me vine al mar.
Tu nombre me sabe a yerba de la que nace en el valle a golpes de sol y de agua.
Tu nombre me lleva atado en un pliegue de tu talle y en el bies de tu enagua.

Porque te quiero a ti, porque te quiero, aunque estás lejos yo te siento a flor de piel.
Porque te quiero a ti, porque te quiero, se hace más corto el camino aquél.
Tu nombre me sabe a yerba de la que nace en el valle a golpes de sol y de agua.
Tu nombre me lleva atado en un pliegue de tu talle y en el bies de tu enagua.

Porque te quiero a ti, porque te quiero, mi voz se rompe como el cielo al clarear.
Porque te quiero a ti, porque te quiero, dejé los montes y me vine al mar.
© Joan Manuel Serrat

5 comentarios:

Pedro Terán dijo...

:)

José Manuel Díez dijo...

Temazo!!!!! de mis favoritos!!

Bliss dijo...

¿A que sí? Hay temas que no envejecen :)

Anónimo dijo...

pliegue de tu talle...

Bliss dijo...

Buena observación, como tuviéramos pliegos en el talle íbamos apañados, juassss.
Gracias ;)