Declaración de intenciones

Este blog intenta tener cubiertos al menos dos sentidos del hipotético visitante: la vista y el oído. La vista resulta evidente y el oído se consigue haciendo clic en el título de cada entrada.
Espero que lo disfrutéis.

martes, 3 de noviembre de 2009

Sad eyes

Por el movimiento, que dicen que se demuestra andando.

PD: Mira que odio los blogs con entradas críptico-ñoñas, pero qué le voy a hacer, hoy me ha salido "asín" ;)


Música © Bruce Springsteen

14 comentarios:

Marta Jimeno dijo...

La tristeza de los ojos es comparable a la cantidad de cadenas que lleva. Estupenda foto. Ya era hora que publicaras algo :-)

Bliss dijo...

Es cierto, estaba la pobre deprimida por estar atada :(

Gracias, Marta :))

Tocotó dijo...

Me encanta y es verdad que nada más verla da una penita. La foto no es ñoña para nada. Estás hecha una artista... deberías de tener otro blog con consejos para principiantes...

Bliss dijo...

Muchas gracias, Tocotó de mi corazón. Es mejor que tu comentario sobre los consejos para principiantes no lo vean ciertos ojos, que me imagino lo que viene a continuación. No tengo yo nivel para suficiente para esas cosas, pero ya sabes que cualquier duda que se te plantee, si conozco la respuesta estaré más que encantada de dártela.

Un besito, guapetona :)

Pedro Terán dijo...

A ver cuándo subes más fotos :)

Mertxe Alarcón dijo...

Precioso perro......
Tu blog es de una delicadeza...
Un abrazo!!!

Bliss dijo...

Gracias Mertxe, me has levantado el ánimo :)

Besos!!

Cosechadel66.es dijo...

Pedazo de foto....

Enhorabuena por tu blog, todo un descubrimiento..

Carpe Diem

Bliss dijo...

¡Gracias, majo! Lo mismo digo ;)

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
SofyLeon dijo...

Si que has captado perfectamente esa mirada triste... Bonita foto! :)

Bliss dijo...

¡Gracias, Sofy! ;)

Jaime Martín dijo...

Tienes ojos bellos pero tristes de bamby... Pero eres de lo mejor que he visto haciendo fotogafías.

Jaime

Bliss dijo...

Muchas gracias por tus palabras, Jaime.
Es gracioso, te llamas igual que mi padre: Jaime Martín ;)