Declaración de intenciones

Este blog intenta tener cubiertos al menos dos sentidos del hipotético visitante: la vista y el oído. La vista resulta evidente y el oído se consigue haciendo clic en el título de cada entrada.
Espero que lo disfrutéis.

jueves, 1 de marzo de 2007

Non, merci


El amor es paciente, es servicial; el amor no tiene envidia, no es presumido ni orgulloso; no es grosero ni egoísta, no se irrita, no toma en cuenta el mal; el amor no se alegra de la injusticia; se alegra de la verdad. Todo lo excusa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo tolera. (...) Tres cosas hay que permanecen: la fe, la esperanza y el amor. Pero la más grande de las tres es el amor.

"Canto al amor", de la Primera carta a los Corintios de San Pablo.
Música © Jean Claude Petit

3 comentarios:

Philos dijo...

San Pablo lo dice bien. Pero, a mi juicio, utópico y grandielocuente.
Yo resumo diciendo que el amor es lo opuesto al egoísmo: es DAR, con dedicación y sin esperar nada a cambio.
Por cierto, si para amar hace falta una botella... non, merci.

Bliss dijo...

Ese amor del que habla San Pablo yo sólo lo he visto en el que profesa la madre hacia su/s hijo/s.

Para amar en otros casos la botella no es necesaria, pero sí para superar los efectos de ese "amor" ;-)

Parche dijo...

Me gusto la foto. justo cuando el beso vive.
Te gusta la musica orquestada, eh Bliss?.
Saludos Parchesianos.