Declaración de intenciones

Este blog intenta tener cubiertos al menos dos sentidos del hipotético visitante: la vista y el oído. La vista resulta evidente y el oído se consigue haciendo clic en el título de cada entrada.
Espero que lo disfrutéis.

lunes, 5 de marzo de 2007

Tristesse


Adieu tristesse
Bonjour tristesse
Tu est inscrite dans les lignes du plafond
Tu es inscrite dans les yeux que j’aime
Tu n’es pas tout à fait la misère
Car les lèvres le plus pauvres te dénoncent
Par un sourire
Bonjour tristesse
Amour des corps aimables
Puissance de l’amour
Dont l’amabilité surgit
Comme un monstre sans corps
Tête désappointée
Tristesse beau visage

© Paul Eluard
Música © J.S. Bach. Concierto para dos violines y orquesta Nº 3 en Re menor

7 comentarios:

Philos dijo...

Si lloras porque has perdido el Sol, tus lágrimas no te dejarán ver las estrellas.
Cuando Dios cierra una puerta, abre una ventana.

Bliss dijo...

Adaptación "ad hoc":

"Cuando tu madre no te deja jugar con la Nintendo, tu tía política te hace una foto"

;-)

Anónimo dijo...

Pobre criatura.

Bliss dijo...

Bueeeeno, yo prefiero una niña un poco enfurruñada que una niña atocinada por horas y horas ante la Nintendo :p

Anónimo dijo...

Bueno, vale, de acuerdo.

Bliss dijo...

Si es que tengo un poder de convicción que yo misma me asusto :p

Parche dijo...

Cuantas veces tuve la misma expresion! (sobretodo los domingos en la noche, antes de ir a la escuela).
Jaja, super bien lograda la foto. Realmente pareciera que estuviera triste por algo mucho peor.
Insisto: Te encanta la musica orquestada, eh?.
Saludos Parchesianos.