Declaración de intenciones

Este blog intenta tener cubiertos al menos dos sentidos del hipotético visitante: la vista y el oído. La vista resulta evidente y el oído se consigue haciendo clic en el título de cada entrada.
Espero que lo disfrutéis.

lunes, 9 de abril de 2007

Nunca el tiempo es perdido


Cuando tú no estas las mañanas se tiñen de canciones tristes,
son como el leve perfume que por un instante te baña y te marca.
Cuando tú no estas las mañanas se tiñen de canciones tristes.

Rastro, huella de los pasos errantes,
del buscador de señales

Nunca el tiempo es perdido
sólo un recodo más en nuestra ilusión ávida de olvido
nunca el tiempo es perdido
nunca el tiempo es perdido
sólo un recodo más en nuestra ilusión ávida de cariño
nunca el tiempo es perdido
nunca el tiempo es perdido

Cuando regresas las mañanas levantan el vuelo
quizá es el momento de la brisa suave
que acaricia con tu llegada hasta tu partida.
Si regresas las mañanas se visten de alegres canciones.
Se disfrazan de sonrisas,
son el hálito justo que apaciguará el pulso.
Son la broma o la mano del destino.
Si tú regresas las mañanas se visten de alegres canciones.

Rastro, huella de mi búsqueda errante,
que sin ti no encuentro señales
Nunca el tiempo es perdido
es sólo un recodo más en nuestra ilusión ávida de olvido
nunca el tiempo es perdido
nunca el tiempo es perdido
es sólo un recodo más en nuestra ilusión ávida de cariño
nunca el tiempo es perdido
nunca el tiempo es perdido

© Manolo García

2 comentarios:

Philos dijo...

La canción lo dice hasta la saciedad. Y es que es cierto: nunca el tiempo es perdido aunque nuestra ilusión ávida de olvido y cariño juegue "en contra".

Me gusta el contraluz de todo excepto los cristales... ¿simbólico?

Bliss dijo...

Pues no especialmente, pero sí muy conveniente ¿verdad? :-)