Declaración de intenciones

Este blog intenta tener cubiertos al menos dos sentidos del hipotético visitante: la vista y el oído. La vista resulta evidente y el oído se consigue haciendo clic en el título de cada entrada.
Espero que lo disfrutéis.

sábado, 21 de julio de 2007

Está llorando el sol


Está llorando el sol nuestra esperanza
ese río amarillo de cordura.
No queda verso a la flor, no queda nada
a lo que el tiempo imprima su frescura.

Ni el aire de la esquina se ha vuelto eterno y frío
ni el hambre de tus besos me parte a la mitad.
Los hombres del espejo parecen enemigos,
los ojos que me diste sueñan tan solo hablar

de frases sin palabras, de frases sin edad
escritas a la cara que vuelves a mirar.

Y está llorando el sol nuestra esperanza
ese río amarillo de cordura.
No queda verso a la flor y no queda nada
a lo que el tiempo imprima su frescura

No hay un amor más puro que aquel que nos ignora,
no vivo si tu vida se cansa de vivir.

Y he gritado a las estrellas sin noticias de tus horas.
No regreses a la noche si no vienes a por mí

con frases sin palabras con frases sin edad
escritas a la cara que vuelves a mirar

© El desván del duende