Declaración de intenciones

Este blog intenta tener cubiertos al menos dos sentidos del hipotético visitante: la vista y el oído. La vista resulta evidente y el oído se consigue haciendo clic en el título de cada entrada.
Espero que lo disfrutéis.

jueves, 15 de junio de 2006

Perdónala


El otro día un bloggero me comentó que mi “avatar” le parecía la cabeza de un mutante con ojos, nariz, boca y hasta pelo. Después de sacarle de su error me puse a pensar. Como en los últimos días éste de los prejuicios ha sido un tema en cierto modo recurrente y he podido constatar que los blogs son en numerosas ocasiones instrumentos para estudios antropológicos, he decidido realizar uno yo misma.
También forma parte del reglamento tácito de los blogs no explicar la naturaleza de los mismos, pues (imagino) si los objetos del estudio conocieran el fin último del mismo sus comportamientos se verían ciertamente influidos y por tanto el resultado se vería seriamente comprometido.

A vuestros ojos expongo una imagen. Me gustaría, queridos hipotéticos visitantes, que aventuraseis lo que os sugiere la misma. ¿La frente de un Cardassiano, quizá? Todo es posible. Tomaos el tiempo que consideréis oportuno. Para amenizaros el rato que paséis en la contemplación de esa imagen os invito a escuchar el hermoso bolero “Perdónala” del insigne autor Johann Sebastian Mastropiero, en un, admito que vano, intento de que lleguéis a perdonarme también a mí.

3 comentarios:

josemoya dijo...

Podrían ser los nudillos, muy ampliados, o la piel de un cocodrilo. Pero a mí me recuerda a una tortuga que tuve...

Nacho dijo...

Eso va a ser la cara oculta de Marte o algo asi. Vaya manera de intrigar a la gente. Esto no se hace!! Que mala milk!! ;-)

Pedro Terán dijo...

A mí me recuerda a un jamón.